Como muchos saben, CyberDay es una fecha que, aunque ajetreada, es muy importante para los buyers que disfrutan comprar de manera impulsiva y no transan la comodidad de poder comprar desde su escritorio o teléfono móvil. Así nació la iniciativa norteamericana que buscaba persuadir a las personas para adquirir productos a través de internet. Bajo el nombre de CyberMonday, los expertos en mercadeo lograron abrir la caja de Pandora que hoy, 14 años después, tiene a medio mundo pensando en ese artículo que quiere (o no sabe que quiere) y que quizás tendrá un buen descuento este año.

Según la Cámara de Comercio de Chile, durante el CyberDay del año 2017 se registraron transacciones por más de 190 millones de dólares, un incremento del 45% respecto de su versión anterior. Mientras tanto, el registro de visitas a los sitios adheridos ascendió a más 100 millones. Así es como el CyberDay ha crecido año tras año, desde que se realizó por primera vez en Chile, en 2011, posicionándose como uno de los hitos comerciales más importantes para la economía chilena, siendo superado únicamente por Navidad.

Resultados de transacciones y ventas durante el cyber day 2017 según CCS (Cámara de Comercio Chilena) 


Precisamente por lo antes mencionado -y como todo evento comercial importante, aunque digital- el CyberDay no está exento de congestión ni de problemas asociados a la saturación de personas comprando. Imagina por un minuto que te encuentras con que ese producto impagable que tanto habías esperado, tiene ahora un descuento de 50%. Corres ansioso a buscar tu digipass, un dispositivo electrónico que te permite tener en tus manos una tecnología casi imposible de clonar, pensando en que el producto podría agotarse, presionas el botón de “comprar” y para tu sorpresa… el sitio deja de funcionar. El servidor se cae y el producto se esfuma de tus manos. Sabes que, probablemente, cuando vuelvas a la web no encontrarás lo que estabas buscando. Para las empresas que sufren de ese infortunio digital con sus sitios de e-commerce, el Cyberday se transforma en CyberShame. Sí, “shame”, porque toda la frustración del usuario por no haber podido aprovechar el descuento, recaerá sobre la marca dueña de dicha plataforma, afectando no solo sus ventas sino que también su reputación digital.

Hasta este punto es necesario señalar que los sitios se caen porque el software y su base de dato no fue optimizada, porque el tipo de infraestructura no era la adecuada, por falta de planificación, por falta de conocimiento de los encargados de los servidores o por errores humanos. Otro de los problemas más recurrentes y nefastos en CyberDay es el mal funcionamiento de los sistemas de colas, que en palabras simples, y tal como su nombre lo dice, es una “cola virtual” en la que los usuarios se ven obligados a esperar antes de conectarse con los servidores de la web. Y resulta un gran problema si consideramos dos cosas: en Chile existe la tecnología para solucionarlo, solo es necesario que las empresas inviertan en la infraestructura adecuada y ahorrarnos a todos este sinsabor. Y por otro lado está la congestión que reciben los sitios en fechas de alta demanda como CyberDay, CyberMonday, BlackFriday, entre otras. Conversamos con Juan Pablo Reyes, Gerente General de Linets, empresa que cuenta con 4 años de experiencia en este tipo de eventos, ofreciendo servidores, soporte y monitoreo:

Los sistemas de cola son molestos para los consumidores porque les hacen perder tiempo y los limitan. Básicamente estos sistemas existen porque las empresas no han invertido en la infraestructura adecuada, manteniendo infraestructura estática que no es capaz de crecer al mismo tiempo que la demanda. La tecnología para evitar las colas existe, pero no ha sido utilizada”.

Entonces es lógico pensar que preparar un buen CyberDay desde el lado de las empresas, es un proceso que toma tiempo y por sobretodo planificación. Aquí Juan Pablo tiene un consejo para todos quienes pretendan entrar a competir en este tipo de eventos comerciales de gran tráfico web:

Si planifican correctamente y con tiempo, pueden abordar correctamente todos los elementos de un Cyber. Lo otro es asesorarse con empresas con experiencia en los distintos ámbitos que implican campañas como ésta. Ello es especialmente evidente en la infraestructura digital. Si quieren sacar el jugo a la nube y a su software, no hay que reinventar la rueda, busquen empresas o profesionales con experiencia. Nosotros como empresa llevamos ya varios años acompañando a los clientes en estos eventos y la experiencia acumulada es algo fundamental para poder abordar este evento sin inconvenientes”.

Tal como afirma La Tercera PULSO, el principal indicador para afirmar que el CyberDay, Cybermonday u otro evento de este tipo, sea un éxito en la economía chilena radica en la participación de pequeñas y medianas empresas, que cada año se suman al evento, incrementando la tasa de descuentos y la participación de mercado que esta fecha, per se, significa para Chile.

Finalmente, y fuera de todo ámbito técnico, no podemos dejar de resaltar que en Chile, el porcentaje de personas que realizan transacciones por internet aumenta cada día. CyberDay es una iniciativa que, en nuestro país, comenzó en 2011 y su crecimiento exponencial ha sido un éxito rotundo cada año. Es precisamente por esto que los ojos, tanto del público como de instituciones como la Cámara de Comercio y el Sernac (Servicio nacional del consumidor), se posan sobre todas las marcas participantes. Dando como resultado que el CyberDay chileno sea el hito comercial por excelencia para adquirir “eso” que, quizás, ni siquiera sabíamos que queríamos.