La empresa multinacional Enel invirtió 30 millones de dólares para concretar un recambio de los actuales buses del transporte público de la capital.

Son buses eléctricos, son los más silenciosos actualmente, no contaminan el medio ambiente, cuentan con la energía más eficiente en el mercado y no generan emisiones de particulado fino de CO2.  Estos son solo algunos de los beneficios que podrán percibir los ciudadanos chilenos con esta nueva tecnología en transporte. Cabe destacar que además, estos nuevos buses contarán con Wi-Fi, aire acondicionado y no producirán las vibraciones que sí producen los motores de los actuales buses. Otro punto importante es optimización de energía y aumento en la eficiencia que conlleva implementar buses eléctricos en el transporte público.

Además, tal como recalca Simone Tripepi, Gerente de Enel Latinoamérica, Chile es un país que al día de hoy se alza como la mejor opción para implementar dichas tecnologías, ya sea por la necesidad de un recambio en los buses antiguos como también por la economía estable propia del país. Además, Tripepi ve la llegada de la electromovilidad a Chile como un punto de partida para replicar el modelo en otros países del cono sur.

Cumplir con los compromisos en términos de políticas de cambio climático y, que el sector del transporte del país sea más competitivo son algunos de los compromisos que Chile está dibujando hoy para posicionarse dentro Latinoamérica en materias de desarrollo tecnológico. 

Para conocer más sobre Chile y su lugar dentro del ranking Digital Rediness Index haz click aquí.