Cambridge Analytica es una firma británica de consulta política que se dedica al minado de datos, la venta y el análisis, cuya especialidad es la comunicación estratégica en procesos electorales. En marzo de este año, los medios dieron a conocer que la compañía adquiría información sobre los usuarios de Facebook a través de un tercero que aseguraba estar utilizando esta información para fines académicos, lo que es fraudulento, y luego se utilizaban estos datos para fines políticos.

Luego, en una serie de cámaras indiscretas que el canal británico 4 news publicó, se veía a los ejecutivos de la firma hablando sobre sobornos y trampas para desacreditar a candidatos. Pero lo más polémico es que admitían haber llevado a cabo toda la campaña digital de Donald Trump, el actual presidente de Estados Unidos.

Los datos de más de 50 millones de usuarios fueron adquiridos a través de unos 270 mil usuarios de Facebook, quienes compartían los datos con una aplicación que calculaba tu coeficiente intelectual. Cada vez que le dabas permiso a esta app para reunir tus datos, de paso reunía todos los datos de tus amigos y de sus amigos, aunque estos no hayan dado permiso. Luego la compañía de la App le pasaba los datos a Cambridge Analytica.

Conversamos con Marco Zúñiga, Director ejecutivo de Chiletec, acerca de la situación actual de Chile en relación a la seguridad de datos:

“Tenemos un proyecto de Ley de Protección de Datos que está actualmente en el Congreso, el cual incorpora elementos importantes y modernos sobre la regulación de la información, que proteja los datos de nuestros ciudadanos y que además ofrecerá garantías que permitirán a Chile competir en el mercado internacional de la Economía Digital”.

Zuckerberg ante el Congreso de EE.UU por Cambridge Analytica.


Mark Zuckerberg admitió errores, los mercados se derrumbaron y la confianza en Facebook disminuyó considerablemente, porque millones de personas vieron como la compañía Cambridge Analytica utilizó sus datos sin permiso para el beneficio de la campaña de Donald Trump. Como escribió una editorial del diario El País, “Las sospechas sobre la capacidad de Facebook de influir en el ámbito de la política son graves y sus esfuerzos, si verdaderamente aspira a recuperar la confianza de los usuarios, deberían ir dirigidos a disipar esas acusaciones. La compañía, que ha diseñado cortafuegos contra las noticias falsas en la Red y establecidos mecanismos para identificar los medios fiables, tiene también la responsabilidad de incrementar el control de los anuncios políticos, aún a costa de perder una (mínima) parte de sus ingresos publicitarios”.

“Nuestra información es un activo valioso, y como tal, cualquier servicio que utilicemos (especialmente aquellos servicios gratuitos disponibles en Internet), se alimentan precisamente de nuestra información. Como dice el viejo dicho en la red, “cuando un producto en Internet es gratis, es porque el producto eres tú”, comentó Marco.

Ante una situación similar, ¿Qué podría hacer Chile para proteger los datos de sus ciudadanos?

Actualmente existen diferentes acciones de difusión y socialización que el Estado puede o podría desarrollar, con especial foco en la educación de los usuarios y la prevención. Parte de ello se contempla en la Política Nacional de Ciber-seguridad de Chile, elaborada desde fines del 2016.

Finalmente, tal y como dice Marco: “La mejor inversión que el Estado puede realizar es en las personas”.